x Neverland: Más Allá.

13 jul. 2016

Más Allá.

-Capítulo 5.- Mayu.-

Las horas pasaban y las clases cada vez se me hacían más aburridas y pesadas, hasta que llegó la hora del almuerzo. Fukay desde que vio a la chica nueva estuvo intentado convencerme de que fuera a hablar con ella ya que él también había notado algo... no le hice caso, pero finalmente cuando ya se acabaron las lecciones decidí ir, aunque no estaba muy seguro de hacerlo.


Me acerqué al pupitre de Mayu la cual estaba ordenando sus cosas para marcharse.

- Hola. Soy Saito Kimura.

Extendí la mano amablemente hacia ella pero tan solo la miró y me ignoró. Como vi que no respondía me dispuse a hablar de nuevo sin embargo...

- ¿Qué es lo que quieres? - dijo Mayu fríamente.

Al oírla una sensación extraña me hizo tiritar así que instintivamente retrocedí.

- ¿Qué quieres? - volvió a repetir esta vez mirándome a los ojos.

- Tsk - el dolor de cabeza volvió a aparecer en cuanto me miró. Rápidamente cerré los párpados con fuerza. - N-Nada... No quiero nada.- fui hacia la salida sin decir una palabra más.

Una vez estuve a fuera del edificio me puse una mano en la frente, el dolor seguía.

- ¿Aún te duele?- dijo Fukay preocupado.

- Si. Ha sido al mirar a Narake. ¿Eso quiere decir que es igual que Yuta?

- Sinceramente no estoy seguro. Tenemos que investigarla más a fondo. Puede ser muchas cosas.

- ¡¿Quieres que vuelva a hablar con ella?!

- Si. Si no como...

- ¡¡NI HABLAR!! No lo pienso hacer, encima se me da fatal hablar con las chicas.- dije irritado y comencé a caminar.

- ... - suspiró. - Entonces como pretendes que sepamos más de ella. Yo si fuera tu intentaría hacerme su amigo.

- ¡¿Pero que dices?! ¿Tu la has visto? Es seria y fría, además no tiene modales, da miedo y con solo mirarla me duele la cabeza.

- Bueno en algunas cosa se parece a usted señor.

- ¿¡QUÉ DIJISTE!?- le miré enfadado y lo estrujé en mi mano.

- ¡N-n-no dije nada! - dijo asustado.

-¿Si tanto quieres que converse con ella por que no lo haces tu?

- Ya me gustaría señor. Pero no puedo, no puedo interactuar con otros seres, podría ser peligroso para usted y para mi.

- Agg - miré al cielo por un instante.- De acuerdo. Probaré de nuevo. - suspiré.

- ¡Así me gusta! ¡Sea valiente señor!

- Si... Si...

- ¡Ah mírala! ¿No es esa de allí?

Mayu estaba caminando detrás mio, cuando me quise dar cuenta ella giró de repente hacia la izquierda.

- Noo... Se ha ido.

- Tranquilo. La seguiremos.

Ya entiendo por que me seguía doliendo la cabeza, ella estuvo detrás todo el rato. Mierda...¿Significa eso que ha escuchado la conversación con Fukay? Da igual. Es hora de investigar.Comencé a caminar por la calle por la que se fue, me escondí varias veces no obstante ella parecía totalmente tranquila y ni siquiera parecía enterarse. Llegamos a un paso de peatones. El semáforo estaba en rojo pero Mayu no paró de caminar, los coches se pusieron en marcha y mi corazón se aceleró. Sin pensarlo corrí hacia ella.

- ¡NO! ¡¡¡ESPERA!!! - la cojí del brazo para que no se moviera impidiendo que se tirara a la carretera.

Justo en ese momento una mujer comenzó a cruzar... no me dió tiempo a hacer nada.. tan solo ocurrió lo inevitable. Un coché pasó a toda velocidad y la atropelló convirtiendo ese lugar en un charco de sangre. Por el impacto yo y Mayu fuimos salpicados por la sangre...

- Si me hubieras soltado, eso no hubiera pasado. - dijo mientras caminó tan tranquila hacia otro lado sin cruzar la carretera donde yacía el cuerpo ensangrentado y desfigurado de la mujer.

No me moví, ni contesté, no podía. Lo que acababa de suceder... ¿Lo había provocado ella?

Al poco rato vino la ambulancia y como era de esperar no pudieron hacer nada por la señora. El coche que la atropelló se dio a la fuga. Los policías me llevaron a comisaría, querían que les ayudara describiendo el coche y les dijera todo lo que sabía de lo que había ocurrido.

Les expliqué lo que pude y cuando acabé me dejaron en una sala para que me tranquilizara. Cogí asiento y me puse las manos sobre la cara... Todo esto me hizo recordar lo que vi hace unos días.

- Señor... - Fukay volvió a su forma normal y se agachó frente a mi. - Tranquilo.

- ¿A ti no te ha afectado ver a esa mujer morir?- dije conmocionado.

- No. - hizo silencio y prosiguió- He visto cosas peores. Debe olvidar eso, así estará mejor.

- ¿¡Como quieres que lo olvide!? - empecé a temblar sin quitar las manos de mi cara.- Recuerdo cada segundo. Incluso la cara de horror de la señora antes de ser atropellada... Y a Mayu...

- Olvídelo. Todo.

- Tsk. - apreté los dientes con fuerza.- También me ha hecho recordar algo que se suponía que había olvidado.

- ¿El qué? Si me lo cuenta quizás se sienta mejor.

- ... - levanté un poco la cabeza y le miré. Fukay estaba sonriendo como siempre.

- Vamos.

- El día antes de conocerte, cuando volvía a casa me encontré con Yuta, me dijo que vendría por la tarde pero no lo hizo... Seguí caminando y me quedé mirando unas televisiones donde estaban anunciando una noticia al parecer importante. Solamente estaba yo en un principio, parecía que a nadie más le interesaba lo que decían, sin embargo... pocos minutos después de comenzar a mirar las teles, todas se apagaron y un montón de gente se fue acumulando detrás de mi.

- Hmm... ¿Y que pasó?

- Las personas que estaban mirando la supuesta noticia estaban aterrorizadas y yo no entendía porqué, hasta que por fin vi lo que pasaba... todo era muy extraño. Eran seres raros y estaban matando a la reportera y a la gente que había alrededor.

- ... Puede que eso pase en un futuro y que alguien te lo estuviera mostrando.

- Es imposible, eso era demasiado irreal. ¿Y las personas que estaban detrás de mi? ¿Vieron lo mismo que yo?

- Quizás hasta lo vivieron.

- ¿Qué quieres decir?

- Que puede que fuesen las personas que tu viste morir en esa noticia.

- ... N-No puede ser...

- ¿No pasó nada más?

-V-Vi a un chico pelirrojo, que por lo que dijo entendí que él tampoco veía lo que estaban anunciando.

- ¿P-Pelirrojo?- la cara de Fukay cambió de golpe.

- Si, era alto, llevaba una gorra y no le pude ver bien los ojos. Me dijo " ¿Tu tampoco puedes verlas?" y después "Considérate afortunado, chaval" o algo así. Y desapareció.

- Señor. Corre un grave peligro. - su mirada se oscureció.

- ¿C-Como? ¿Por qué dices eso Fukay?

- ... P-Por nada... Déjelo.- se mordió el labio.

- Fukay...?

- ¿Sabe lo que me asombra de usted?- dijo serio.

- ¿El qué?

- Que todo lo que le está ocurriendo debería ser raro para cualquier humano pero parece que se lo está tomando como si fuera algo de lo más normal

- En realidad no es como dices. La verdad es que estoy asustado todo esto que pasa me asusta y no entiendo nada, pero prefiero actuar de esta forma ya que no tengo otra salida.

- Ya veo. En fin. Será mejor que volvamos a su casa señor.

- Si. Los policías ya no me necesitan más.

Nos fuimos a casa. Era tarde y al llegar Asu me metió la bronca. No le expliqué nada de lo ocurrido... Y Fukay comenzó a actuar raro.


Continuará.


1 comentario:

  1. ¡Oh! ¡Qué bueno que hayas vuelto a publicar! Ya extrañaba leerte y me había quedado con la duda de la novela. Esperaré a la continuación :D

    ¡Cuidate!

    Bye!

    ResponderEliminar

Plantilla hecha por Kyaru de SweetLove | Créditos